En crisis: EL HOSPITAL SAN ROQUE SIN REMEDIOS, INSUMOS NI ELEMENTOS DE BIOSEGURIDAD

JUJUY 18 de febrero de 2020 Por Fernando Burgos
Evidentemente, el Ministro de Salud de la provincia, Gustavo Bohuid, no está teniendo una buena gestión al frente de la cartera sanitaria, a pesar de que maneja el mayor presupuesto ministerial junto a Educación. El Hospital San Roque está totalmente abandonado y a la suerte de los empleados que hacen hasta lo imposible para brindar una atención mínima a los pacientes, y esto no es una exageración. Veamos.
La falta de medicamentos para cualquier tipo de enfermedad, es una lucha diaria con los pacientes, muchos de ellos de escasos recursos que no tienen ni para una aspirina, menos para inyectables o drogas más específicas para tratamiento de enfermedades como el VHI.
El viejo hospital San Roque ha pasado por distintas administraciones en los últimos años, fue modificando estructuras edilicias y tratando de adaptarse a modelos más modernos de centros hospitalarios.
Pero no es suficiente cuando faltan insumos básicos como los elementos de bioseguridad que deben contar todos los enfermeros y personal de salud, especialmente para prevenir el contagio de enfermedades de cualquier tipo.
El personal enfermería presenta sus reclamos a diario, porque  son ellos los que más tiempo tienen contacto con los enfermos, pero las repuestas no llegan.
Por eso que en forma anónima, para evitar represalias o sanciones, hicieron trascender una serie de reclamos ante los medios de comunicación para que las autoridades del Ministerio de Salud, tomen conciencia de la realidad que vive este nosocomio.
“Este es un gorro improvisado”,  indican y muestran un pedazo de tela pegada con cintas adhesivas que parece un gorro sanitario. “Así improvisamos la atención a un posible caso de coronavirus”, admite.
Claro que ese virus letal no ha llegado al país ni a la provincia, pero de suceder se tendría que aplicar los protocolos internacionales para evitar la propagación de la enfermedad y realizar un tratamiento adecuado al paciente. Aquí sería casi imposible realizarlo, particularmente por la falta de insumos hospitalarios, no por la capacidad del personal.
Advierte además: “No contamos con los elementos de bioseguridad, como batas, gorros, botas, barbijos 3m, máscara facial”, afirman los enfermeros.
Pero también pusieron los ojos en los directores del Hospital, quienes deben velar para que se presente un buen servicio y cuenten con todos los elementos necesarios. “A los directivos no les importa la salud, ni de los trabajadores, ni de los pacientes; se dedican a ejercer violencia laboral. Estas directoras decidieron cerrar una sala de atención en la especializada en neumonología para hombres. Se perdieron 14 camas”, denunciaron.
Además de los elementos de bioseguridad, tampoco hay algodón, tela adhesiva  todos insumos básicos para la atención de los pacientes.
La provincia por ser fronteriza está expuesta a que reciba enfermos de extrema gravedad como el “coronavirus” y ante un alerta que se despertó el pasado fin de semana, nadie se hizo cargo ni las autoridades del hospital, ni del Ministerio de Salud.

Te puede interesar